Órganos vitales afectados


En algún momento de El Banquete, Platón habla de la belleza. Dice que la percibimos por el órgano al cual la belleza le es perceptible.

He pensado en esta idea y creo que Platón estaría de acuerdo conmigo en que no siempre es el mismo órgano, o al menos, no siempre se encuentra en el mismo estadio de desarrollo, por lo que la percepción va variando de grado.

Me interesa, también, la idea de la belleza como afección que padecemos, siendo el caso crónico el Síndrome de Stendhal.

El diálogo de Platón al que he aludido trata sobre el amor. Quienes me habéis leído sabéis que en mi imaginario el amor, la belleza, la poesía y la felicidad son conceptos extrapolables, cuando no sinónimos.

Asimismo, el órgano que sintetiza estos humores, al que le son perceptibles estas nociones, en mi caso es, genéricamente, el "corazón" (no confundir con la víscera dentro del pecho).

Bajo el título Órganos vitales afectados he empezado a realizar lecturas como adelanto de lo que va a ser mi nuevo libro, Amuleto, que trata de las diferentes fases de formación de dicho órgano.